Depreciación: ¿Cómo se calculan y cuáles son los tipos existentes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Depreciación 1

Índice de contenidos

Los activos son bienes que al momento de adquirirlos tienen un precio. Pero, con el paso del tiempo, dicho costo va variando según el mantenimiento de sus cualidades. Es decir, que siempre se encuentre en las mejores condiciones posibles. A eso se le conoce como depreciación, que es la pérdida de valor de un bien por desgaste del mismo o bien por su duración.

Además, se trata de un concepto importante que se debe tener en cuenta al momento de vender cualquier bien o activo, donde se debe calcular este valor. Todo con el objetivo de conocer el precio real de lo que se está por comprar.


También te puede interesar: Intereses de préstamos bancarios: ¿cómo se calculan?


Términos a considerar antes de calcular la devaluación de un activo

Antes de siquiera poder calcular en que profundidad se ha devaluado un bien, es necesario tener en cuenta diferentes términos para poder definirlo mejor. Por tal motivo, gran parte de los conceptos generales que debes conocer se desarrollarán en el presente artículo, con el objetivo de que tengas un valor real del activo.

Activo fijo

Se trata de todos aquellos bienes que pueden ser tangibles o no, cuya característica principal es que no se pretenden liquidar a corto plazo. Es decir, son solamente utilizados para invertir en el funcionamiento optimizado de la empresa en general que permita así generar un crecimiento en un periodo extendido.

En otras palabras, se trata de todo aquel material utilizado por los funcionarios de una empresa, donde se incluye maquinaria, vehículos, inmuebles o vestimenta, al igual que todo equipo electrónico.

Vida útil

Hace referencia al tiempo en el que cualquier tipo de activo puede ser utilizado hasta que llegue a su etapa de vencimiento o pérdida de utilidad. En este punto es donde comienza a entrar la devaluación del mismo, en el que bien se puede definir un precio de venta o de rescate.

Devaluación

Es todo aquel proceso por el que pasa un bien en el que tiende a desgastarse a tal punto de que pierde cada una de sus funciones, quedando inservible. Por lo tanto, significa que pierde cualquier tipo de valor adquirido.

Cuando se realizan los cálculos para poder determinar hasta qué punto se deprecia un bien, se debe distribuir su valor a través de los años de manera equitativa. De ese modo, se puede definir el monto que se usará exclusivamente para el retorno de la inversión realizada.

¿Cuáles son los tipos de depreciación y su manera de calcularse?

Al momento que se empieza a utilizar cualquier bien adquirido, es de gran importancia calcular el valor del deprecio del mismo. Es principalmente porque, cuando se empieza a usar, también comienza gran parte de su devaluación, que puede darse por diferentes motivos.

Lo que te permite el cálculo del deprecio es distribuir de forma equitativa el valor total de los activos fijos a través de toda su vida útil, incluyendo la devaluación. Para esos efectos, existe una variedad de tipos de deprecio donde variará la manera en que se calcula cada uno.

Para ello, debemos conocer cuáles son los tipos de devaluación que existen para así poder determinar cuál es el que nos hace falta.

Método de línea recta

En este caso tenemos uno de los métodos más utilizados por cada una de las empresas para el cálculo de la depreciación y se debe a la facilidad que posee. Para ello, solamente se debe utilizar una fórmula aritmética que trata básicamente en dividir el valor que tiene el bien, entre su duración de vida útil.

Quiere decir que, es necesario conocer siempre la vida útil que tiene cualquier tipo de bien, donde para los inmuebles es aproximadamente de 20 años. Para los objetos normales de mobiliario, suelen ser 10 años. Y, para los dispositivos electrónicos, se calcula generalmente unos 5 años de durabilidad.

Sin embargo, todo dependerá tanto de la marca que se utilice para la adquisición de los diferentes objetos que tengamos en nuestro hogar. Asimismo, el uso que se le dé, es decir, si es de manera frecuente o no; marcará en gran medida su durabilidad en el tiempo. Es por eso que siempre se debe optar por productos de la más alta calidad donde, además de contar con una garantía, también son duraderos.

Método de depreciación por la suma de los dígitos anuales

Para la utilización de este método, se debe tener en cuenta principalmente la cantidad de años de vida útil que posee cualquier tipo de bien o inmueble. Todo, con el objetivo de realizar una operación que consiste en la suma de cada uno de los años que permita obtener un divisor común.

Dicho divisor es el que se debe aplicar a todos los años y el resultado final será un porcentaje que será el que aplicaremos al monto a devaluar del activo.

Método de las unidades de producción

Es un método de depreciación que consiste en la división del valor total del activo entre el número de unidades que podrá generar a lo largo de su vida útil. Así, para cada año, se multiplica la cantidad de productos que generó por el monto de la devaluación del bien. Como resultado, se obtendrá un cuantía representativa del deprecio del inmueble.

Para ponerlo más claro, tenemos una máquina cuyo valor es de $400.000, y que se supone tiene una durabilidad máxima de 10 años. En ese periodo, se establece que es capaz de generar hasta 40.000 mil unidades al año, por lo que su valor de deprecio será de 10 dólares por unidad producida.

Método de reducción de saldos

Uno de los métodos de depreciación más utilizados es el de reducción de saldos, que básicamente consiste en calcular una devaluación acelerada del activo. En este caso, se calcula, por medio de una operación el valor que el deprecio de un bien en los comienzos de su vida útil.

Así, con el paso del tiempo, dicho valor comienza a disminuir conforme también se va aumentando su uso hasta que se consiga la devaluación total del mismo. Es decir, se trata de un método que hace referencia a la lógica de que un activo es mucho más eficiente al principio donde sufre un desgaste por el uso constante.

Mientras que, en sus últimos años de vida útil, la eficiencia es mucho menor debido a que se tiende a utilizar menos el activo. Por lo tanto, su desgaste es menor en comparación a sus inicios, donde se puede apreciar la devaluación del mismo. Generalmente, para el cálculo del deprecio por este método es necesario tener el valor del rescate.

¿Cuál es la importancia de la depreciación al momento de adquirir equipos para la empresa?

Independientemente del tipo de empresa, es importante que se calcule el valor de la devaluación que tendrá con el paso de los años. Por otro lado, es por eso que siempre se recomienda a cualquier persona o institución, que opte siempre por adquirir productos de la más alta calidad.

Todo con el objetivo de que los mismos vengan con una gran duración en lo que su vida útil respecta, de manera que su inversión sea mucho más rentable. De igual manera, todo dependerá de la usabilidad que tenga lo que marcará también la eficiencia del activo.

En este punto, es donde entra la importancia de la depreciación para poder obtener el valor real del activo tras terminar su vida útil. Por otro lado, también marcará la diferencia dado que permite una mejor distribución de los recursos del bien para así poder aprovechar al máximo la inversión realizada.

Dicho de otro modo, el cálculo del deprecio permite analizar cuánto será la pérdida de valor de un activo a través del tiempo por diferentes efectos de desgaste o durabilidad. También es importante para evaluar cuáles serán los equipos que reemplazarán a los activos que están por dar por terminada su vida útil.

Sabiendo todo esto, ¿es necesario el cálculo del deprecio de un activo?

Depreciación 2

En términos generales, no resulta estrictamente necesaria la aplicación del cálculo del deprecio, pero si es recomendable para la gran mayoría de las empresas que quieren aumentar su productividad. Y es que, lo que te permite esa operación, a través de los distintos métodos, es calcular el valor del degaste que tendrá un bien.

A partir de esa información, se puede distribuir de manera racional la inversión realizada en el producto con el fin de elevar su rentabilidad. Significa que, para las empresas, supone una gran cantidad de beneficios el uso del cálculo de la depreciación para cada una de su maquinaria.

No obstante, dependerá de cada empresa la implementación de dichas operaciones, aunque lo más importante es que sean realizadas de una manera eficiente. Todo con el objetivo de que los resultados sean lo más parecido a la realidad, siempre teniendo en cuenta las capacidades del activo y el destino que se le dará.

En definitiva, con el uso de la depreciación, se conocerá cuanto será la devaluación que sufrirá un activo con el paso del tiempo, permitiéndole a la empresa adquirir su reemplazo. Es decir, son solamente beneficios para la empresa.

¿Te fue de utilidad este artículo? Compártelo en tus redes sociales
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Artículos que te podrían interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y de sus políticas.